derechoderechos de autorilustraciones

Fan de Fanarts, Fanfiction y cultura Fan

Parodia Sailor moon

Fanfiction, Fanart, Fan, Fan, Fan.

¡Somos Fan de tener mas hobbies y más cultura popular que nunca!

Es imposible no ser Fan de algo o alguien y nuestra cultura del entretenimiento nos empuja a ser admiradores.

Somos admiradores y formamos grupos de Fan (Fandom) y estamos orgullosos de ello.

Si, además, somos creadores podemos dedicar obras como Fan-fictions, Fan-arts…

Y si lo piensas, incluso los cosplayers son Fan interpretando a nuestros personajes favoritos.

Ahora ser Fan forma parte de nuestra cultura, pero ¿alguna vez estas muestras de cariño y admiración podría darnos alguna sorpresa?

¡Acompañadme y lo descubriremos juntos!

Empezaré diciendo que como obras que son responderán ambas a la Ley de propiedad intelectual, lo que en términos jurídicos para mí:

Fanart y Fanfiction las englobaré y las llamaré FanObra para esta explicación!

Ya que ambas obedecen a la ley de propiedad intelectual queda pensar en un tipo de definición.

¿Qué es una FanObra?

Una FanObra es una creación intelectual que homenajea a una obra preexistente propiedad de un tercero.

Uff no sé si quedó algo denso, pero digamos que es una obra creada por un artista para rendir homenaje o rendir tributo a una obra anterior.

Luego puede ser compartida por internet.

Bien pues tenemos aquí varios elementos:

Obra preexistente

La obra preexistente será la serie, libro, película o elemento publicado que nos gusta tanto.

Así que esa obra preexistente es una obra de un tercero, y sabemos que para usar la obra de otra persona hay que pedir permiso.

Comentaba en esta entrada que para usar la obra en tu blog, escrito, o lo que sea, tienes que pedir permiso.

¿Que hacemos cuando creamos una FanObra?

Cuando hacemos una Fanobra hacemos varias cosas más que simplemente usarla en una entrada de blog:

Estamos tomando parte de su esencia y la convertimos en una nueva, ya sea por el estilo, situación, narración de los hechos, etc.

O bien la estamos incorporando a nuestra obra para crear una nueva y distinta.

¡O podemos hacer ambas!

Todos estos casos constituyen obras dignas de protección según nuestra Ley de Propiedad intelectual, si contienen además suficiente originalidad.

Así que vamos a mirarlas con lupa:

En el primer caso, sin duda estamos transformando esa obra preexistente en una nueva, con su correspondiente originalidad:

Transformación
Por el poder del lapiz lunar
(si es una parodia)
Si llevamos a cabo la transformación de una obra… estaremos creando una derivada.
Derivadas:

Si transformamos una obra preexistente por un lado estamos creando una obra derivada.

Por otro, nos estamos metiendo con uno de los derechos patrimoniales del autor de la obra preexistente.

Recordemos que solo el autor de la obra que tanto nos gusta tiene derecho a decidir quien la transforma (artículo 21 LPI)

En principio para que fuera 100% legal tendríamos que pedirle permiso al autor de la obra preexistente para poder hacer nuestra FanObra

También serviría (un poquito) ver la actitud que tiene el autor respecto a las Fanobras, para evitarte disgustos.

Hay a quien les gusta, y lo demuestran como cuando las cuentas oficiales piden que les mencionen para hacer RT.

(Al menos te hace pensar que no debería de haber problema, otra cosa es la sorpresa de después)

Hay empresas que lo ven como una muestra de status y quieren fomentarlo.

Y hay autores que dicen de eso nada monada inventate tu propia historia.

Gran parte de los expertos en derechos de la propiedad intelectual coincidimos:

Si las derivadas (en nuestro caso FanObras) son para casa no pasaría nada.

En el caso de las derivadas, tendremos que tener cuidado con lo dispuesto en el artículo 21.2:

Los derechos de propiedad intelectual de la obra resultado de la transformación corresponderán al autor de esta última, sin perjuicio del derecho del autor de la obra preexistente de autorizar, durante todo el plazo de protección de sus derechos sobre ésta, la explotación de esos resultados en cualquier forma y en especial mediante su reproducción, distribución, comunicación pública o nueva transformación.

Traducción: tienes los derechos morales sobre la FanObra, pero si quieres ejercer cualquier derecho económico (reproducción, distribución, comunicación pública, o nueva transformación) tendrás que tener el permiso del autor de la obra preexistente.

Según lo anterior, bueno vale, pues para casa, pero… ¿Si lo publico en Internet pasa algo?

Pues ahí está el problema, estaríamos comunicando la Fanobra al público, ejerciendo, por tanto, un derecho económico

Comunicar al publico según la ley es:

Se entenderá por comunicación pública todo acto por el cual una pluralidad de personas pueda tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas.

Al publicarla estamos permitiendo que miles de persona puedan verlo a través de sus pantallas.

Cumpliendo así los requisitos para que sea una comunicación pública

¿Esto es importante porque?

Porque entonces, segun lo leido en el 21.2 LPI necesitaríamos el permiso el autor preexistente para publicarla en internet.

También… Porque existe una falsa creencia:

Si no sacas beneficios no te pueden decir nada

¿Por qué es falsa?

Por que el animo de lucro (sacar dineros) sólo es necesario para el punto de vista Penal, desde el punto de vista civil basta con que lo hagas.

Y ya.

Obra compuesta e independiente

Entonces una Fanobra podía consistir en:

“incorporar a nuestra obra para crear una nueva y distinta, sin la participación del autor de la obra preexistente”

Pero no vale con reproducir la obra tal cual, debe contener añadidos, que hagan esa nueva obra original.

Si solo fuera una reproducción de la imagen, solo estaríamos incidiendo en los derechos patrimoniales del autor de la obra preexistente y tendríamos un lio.

En el caso de que incorporemos la obra preexistente y tenga ese rasgo de originalidad, sería clasificada como Obra compuesta y distinta.

Por tanto objeto de propiedad intelectual, aunque seguiremos en las mismas:

Necesitamos respetar los derechos y la autorización del autor de la obra preexistente.

Ambas

Sería una mezcla de las dos, así que tendremos que tener en cuenta todo lo anterior.

Habias nombrado a los Cosplays

¡Cierto! Tal como me comentó un amigo:

¿Os habéis dado cuenta del parecido que guarda el Cosplay con un Fanart?

Aquí la cuestión es que si es por diversión y para eventos, considero que es una actividad inofensiva y aduladora.

Y ciertamente algunos autores y empresas lo fomentan.

La cuestión viene a cuando los Cosplayers venden sus fotos con el Cosplay.

Al tener una ganancia económica me hace pediros prudencia!

No digo que no lo hagáis, son una pasada, pero por eso mismo os quiero bien cuidados <3

¿Y donde está el lío?

En hacer Fanart y basar nuestra actividad artística sólo en el Fanart.

Porque por lo general no tenemos permiso para hacerlo y es una especie de homenaje a aquello que nos gusta.

Recordad que desde el punto de vista civil, basta con hacer la acción sin permiso.

Si además lo hacemos con ánimo de lucro podrían llevar a cabo una acción penal.

Sugiero hoy y siempre que tengais prudencia cuando hagais fanarts.

¿En todos los casos?

Si el uso de la obra preexistente entra dentro de los limites (por ejemplo cuando haces una parodia) no debería de tener ningun problema.

Nuestro sistema de propiedad intelectual tiene una lista cerrada de excepciones.

Tampoco tendremos problemas si la obra que usamos está en dominio público, o tiene una licencia libre.

Lo que necesitamos en todos los casos.

La autorización del autor preexistente, y respetar sus derechos.

De lo contrario podríamos tener una situación delicada, e incluso algún disgusto.

¿Qué sucede con nuestra FanObra?

Tendremos los derechos sobre nuestra FanObra pero si queremos ganar dinero con ella necesitaremos el permiso del autor de la obra preexistente.

Puedo explotarlo?

Así como nosotros necesitamos el permiso del autor de la obra anterior ¡terceras personas no podrán usar la nuestra sin permiso!

Es decir, ante el autor de la obra preexistente puedo tener una situación delicada, si lo hice sin su permiso, pero tengo toda la posición de fuerza para proteger mi FanObra frente a otras personas.

Clásico ejemplo:

Una pagina, coge mi FanObra, le borra la firma y tan feliz, compartiendola, vendiendola, lo que sea que incida en mis derechos como autor de la FanObra.

Tengo todo el derecho del mundo de decirle algo.

¿Qué puedo hacer al respecto?

Pide permiso.

No te pongas farruco si te dan un toque, a muchos autores no les hace mucha gracia que ganen dinero con sus Obras.

Puede que una actitud más humilde te puedas ahorrar disgustos.

Protege a tu fanObra de terceros, firmala y toma las precauciones necesarias.

Y sobre todo potencia tus creaciones originales.

¡Seguid creando maravillas!

Hasta aquí el Post de hoy, si te gusto no olvides compartirlo en tus redes sociales: ¡Compartir es cariño!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *